Recomendados

Jueguemos a hacer Yoga

Lorena Pajalunga

Con las técnicas del yoga, ¡consigue que tus hijos o hijas se diviertan y crezcan sanos y felices!

Los más pequeños responden de forma extraordinaria a los estímulos de esta disciplina consiguiendo aumentar la concentración, la tranquilidad y la confianza en sí mismos.

Este libro ha sido desarrollado en colaboración con el AIYB (Associazione Italiana Yoga per Bambini).

Las ilustraciones están inspiradas en el tradicional interés del yoga por el mundo de los animales, con sencillas y divertidas instrucciones.

El Monstruo de Colores

Ana Llenas

El monstruo se ha hecho un lío con sus emociones, y habrá que buscar colores que le ayuden a identificarlas.

Fuente: CasadelLibro

El árbol

John Fowles

Una obra inspiradora que refuerza nuestra conexión con el mundo natural y nos recuerda el placer que produce perderse en él, el valor de no tener ningún plan y la sabiduría necesaria para dejar que nuestro instinto nos guíe con libertad tanto en la vida como en el arte.

Blues. La música del delta del Mississippi

Ted Gioia

Si alguien puede hablar de música con la documentación de un investigador, la pasión de un novelista y el amor por la anécdota de un fan, ese es Ted Gioia. Tras su monumental ‘Historia del Jazz’ (1977), ahora invita al lector a un viaje desde las plantaciones del Mississippi, donde nació el blues, para irse ?a husmear un tiempo por Memphis y establecerse al fin en Chicago? (Peter Guralnick). Veremos cómo el blues ?tuvo un hijo al que le llamaron rock and roll? (Muddy Waters), y cómo dejó sentir su influencia sobre varias generaciones de músicos, empezando por Elvis Presley.
El meticuloso trabajo de campo del autor (?para entender no solo a los músicos, sino a su música?, Boston Globe) le permite además trazar con pulso firme el entorno económico, social y racial de unos músicos que conquistaron el mundo desde el peldaño más bajo.

Fuente: Popularlibros

Una Comedia Siciliana

Leonardo Sciascia

«B. es un gran pueblo siciliano lleno de personas extrovertidas, emprendedoras, agudas; los habitantes de B. son famosos por su astucia en toda Sicilia, puede incluso que en Italia. Producen limones, magos y hombres de genio. Mis amigos G., B. y S., dotadísimos cada cual en su campo, son de B.; y no son los únicos. Es un pueblo hermoso: bien cortado, rico en monumentos, circundado de limones y de mar. Una mafia poco vistosa, y por tanto muy seria. Algún delito de honor. Las relaciones entre las personas parecen ser abiertas y francas: entre familiares, entre amigos y enemigos, en el amor; pero la verdad es que la vida del pueblo se mueve como en dos planos: uno enfático y mistificador —diálogo, luz, fiesta—, y otro encerrado y secreto, corroído por la aspereza de la violencia y la desesperación. Es, en suma, el lugar donde los dos modos de ser de Sicilia, Catania y Palermo, el comercio y el feudo, el teatro y la soledad, confluyen: pero en dos planos distintos, sin encontrarse.

Fuente: GalloNero